Plan para 3 días en Tánger, Asilah y Chefchaouen ~ Marruecos

1

Tánger

En Tánger lo ideal es alojarse cerca del Grand Socco o en la parte alta, Kasbah.

Tánger de día es tranquilo y seguro. Lo principal es no sucumbir al “tengo un amigo que tiene una tienda de…”. Lo mejor para evitar esto, es, o bien ser firme, o bien contratar un guía local durante todo el día.

Tánger no es en absoluto una ciudad monumental, y lo que hay que ver es su ambiente y pasear por las calles.

Subid a la parte alta, a la Kasbah (donde están algunos hoteles boutique muy agradables), y desde allí id paseando hasta el palacio Real. Podréis verlo sólo desde fuera, no se permite hacer fotos, ni siquiera a la fachada.

Si hace bueno tomad un té de hierbabuena en el Café Haffa (es un café al aire libre.

De vuelta al centro, pasead por el Grand Socco, visitad la iglesia Británica (muy curiosa la influencia inglesa y árabe), entrad en el mercado y comprad especias.

Para comer, sin duda, Le Saveur du Poisson, especializado en pescados. Cocina francesa/marroquí. Una delicia, y muy auténtico. Sólo ofrece un menú fijo, con un precio de alrededor 200dh por persona; quizá algo elevado para la ciudad, pero desde luego merece la pena tanto la comida como la experiencia y el trato.

Por la tarde, tomad un té en el Hotel Josefina (está a 10/15 minutos en taxi). Se trata de un hotel de cinco estrellas en lo alto de la ciudad, a las afueras. De estilo inglés, y con una atención impecable.

Para cenar, reservad en el restauranteLa Fabrique. Cocina de mercado con influencia francesa. Una maravilla, situado cerca de la Gran Mezquita.

2

Asilah

Desde vuestro hotel, pedid un taxi e id a la estación de tren y allí coged un tren con destino a Asilah.

La duración del trayecto Tanger-Asilah es de media hora, y los horarios los encotnraréis en la página oficial de la oncf.

Hay otras maneras de llegar a la ciudad puesto que está sólo a 10 km (coche, gran taxi o autobús).

Asilah es una ciudad costera, muy pequeña y agradable, ideal para dar un paseo, ver las tiendas de artesanía, y comer en cualquiera de los restaurantes que están tanto en la ciudad, como a las afueras de la murallas.

Muy recomendable el restaurante Casa García.

Cuando la tarde ya se os eche encima, volved a Tánger (no tiene demasiado sentido dormir en Asilah, es pequeña y en un día entero os dará tiempo a recorrerla tranquilante.

De vuelta en Tanger reservad en el restaurante Le Nabab, magnífica cocina marroquí.

3

Chefchaouen

Pedid un Grand Taxi en el hotel para hacer una excursión a un pueblecito en las montañas llamado Chefchaouen.

El viaje durará entre 3,5/4 horas, y tiene bastantes curvas. Se hace algo pesado pero merece realmente la pena, y dado que además Tánger no tiene mucho más que ofrecer que lo que ya habéis visto el primer día, es un plan perfecto para conocer algo más de Marruecos en tres días.
Se puede ir también en autobús, una experiencia muy auténtica, pero el tiempo de viaje y lo largo que se hace, para un día no merece la pena.

Chefchaouen vuelve a ser un pueblecito en blancos y azules, con mucha más vida que Asilah, con muchas tiendas de artesanía, muchos restaurantes y terrazas al aire libre donde tomar un té.

Pasead por el pueblo, recorred las calles hasta llegar al río donde veréis a las mujeres haciendo la colada, entrad o paraos en cada una de las tiendas locales..

Para comer, cualquiera de los restaurantes que iréis encontrando a vuestra bajada de lo alto de la ciudad serán perfectos.

Este día podéis tanto volver por la noche a Tánger, o bien quedaros a dormir en Chefchaouen.

Comparte este artículo:

  • © 2017 Diseño y Programación Web por Baulae.com | Política de Privacidad